La Voz

La enfermedad de Parkinson puede afectar a la voz, a los mecanismos motores de la comunicación, deglución y respiración.

Las alteraciones en el habla y la voz más comunes son: pérdida del volumen, monotonía de la voz, tendencia a un aumento del ritmo, de la velocidad, cambios de la calidad de la voz (más débil, apagada, ronca, …), dificultad en la articulación o titubeos iniciales.

La rehabilitación a través de la logopedia ha mostrado ser muy eficaz. Repercutirá positivamente en el habla y también en la respiración y deglución.

Objetivos de la logopedia
  • Conseguir una comunicación efectiva y eficiente.
  • Mantener los componentes del habla.
  • Rehabilitar.
  • Concienciar sobre los aspectos del habla que facilitan o dificultan la comunicación.
  • Aprender técnicas y estrategias para mejorar la comprensión del habla por el entorno.
  • Tratar los trastornos de la deglución, la disfagia.

Tratamiento de los trastornos de habla y voz

El programa en la Enfermedad de Parkinson se centrará en trabajar la relajación como base para reeducar:

  • La postura, ya que los trastornos posturales que presentan los afectados de Parkinson incrementan las dificultades en la fonación.
  • La respiración, que es uno de los elementos indispensables que repercutirán directamente en la fonación, ya que la respiración es la base para una buena emisión de voz. Se trabajará para conseguir una respiración de tipo costo-diafragmática (coger el aire por la nariz notando como se hincha la barriga y se deberá sacar por la boca notando como se deshincha).
  • La fonación, es importante entrenar la coordinación fonorespiratoria al hablar, gestionar el aire que ha inspirado, que no se escape el aire de golpe o que no se agote a media frase.
  • La articulación.
  • La prosodia, puede estar alterada además del tono, el volumen, el ritmo, la melodía o la prosodia, sin transmitir entonces el verdadero significado del mensaje, ni el sentimiento con que se pronuncia (la expresión no verbal y la hiponimia nos darán pocas pistas).